Consejos psicológicos para mejorar en una competición deportiva.

Tener la capacidad psicológica de llegar hasta el final es cosa, en ocasiones, de solo unos pocos.
Llegar hasta el final no significa hacerlo de cualquier manera, sino dándolo todo. En el deporte de alto rendimiento como en la vida solo se tiene éxito si lo das todo, al cien por cien, en cada momento de “tu partido”.

Un ejemplo lo hemos visto en la Champion con Isco, y ha sonado en toda Europa. O con el Madrid, remontando gol tras gol. ¿O qué hubiera pasado con el Barcelona si se hubieran venido abajo tras el gol en propia puerta de Alves? Otra gran lección nos la dio Contador en la Vuelta a España. Y esa es la clave para tener éxito: no tirar la toalla, ¡nunca!

Es muy fácil que ante la adversidad, nos derrumbemos psicológicamente, afloren innumerables pensamientos negativos (“esto no hay quien lo supere ya”, “mi rival es más fuerte”, “levantar este marcador va a ser imposible”), e inmediatamente tras esos pensamientos, viene la emoción: ansiedad, tristeza, desanimo… Y pensamientos y emociones determinan nuestra conducta, la ejecución deportiva: dudamos más, titubeamos al tirar a puerta, cometemos más errores, no estamos atentos al pase del compañero, dejamos pasar oportunidades, etc.

Solo aquellos que saben controlar las circunstancias adversas, controlando sus pensamientos, son los que salen victoriosos de éstas. Los ejemplos de antes no son más que un grano de arena en la inmensidad de la historia del deporte: grandes y pequeños equipos o deportistas han superado situaciones difíciles por aguantar hasta el final, por darlo todo y por luchar en cada momento, buscando una oportunidad en cualquier pase o jugada.

Aquí tienes unos consejos si, como deportista de élite, aficionado, o simplemente ciudadano del mundo, quieres tener éxito en aquello que te planteas:

  • Controla tu pensamiento: no dejes que los pensamientos derrotistas y que anticipan el fracaso inunden tu mente. Sabes que un mal resultado a mitad del partido no determina el resultado final.
  • Reconduce tu pensamiento hacia donde deseas: busca una frase que guíe tu conducta (“¡vamos! hacia adelante”, “pase lo que pase, tu sigue luchando”, “dalo todo, en cada momento, que no se diga que has dejado escapar ni una sola oportunidad”). Y repítete esta frase una y otra vez.
  • Controla tus emociones: decide qué emoción vas a sentir y no permitas que ninguna otra te domine: rabia, fuerza, garra, coraje, empeño… si decides que eso es lo que vas a sentir, compórtate como tal, incluso cuando dudes, actúa como una persona que se siente de esa manera. Tu cuerpo obedecerá.
  • Dirige tu conducta hacia el éxito: si a partir de ahora esta va ser tu filosofía, no des un balón por perdido, no dejes de correr pensando “¡bah, si no llego!”. Cualquier momento es una oportunidad y todos sabemos que el que no arriesga, no gana.

En estos momentos de crisis, incertidumbre y parece que, solo malas noticias, busquemos la oportunidad y no tiremos la toalla, que solo así, ¡viene los éxitos!

Zoraida Rodríguez para IDEAL Granada