Problemas de Pareja

Todas las parejas pasan por periodos de crisis, momentos en los que el número de conflictos aumentan o las discusiones se llenan de intensidad. La rutina va haciendo sus estragos, las obligaciones, los hijos… hacen que la pareja deje de pasar momentos juntos y compartir experiencias. Dejan a la pareja, fuera de la pareja. Hay veces que en medio de todo esto surge una tercera persona, una infidelidad consumada o no, o simplemente se duda de si se sigue amando a la pareja. Son en estos momentos en los que la terapia de pareja puede ayudarte a no echar por tierra una relación construida o por otro lado, a tomar una decisión difícil que haga que ambos toméis caminos distintos.

¿Cómo se trabaja en terapia de pareja?

– La comunicación es fundamental. Y cuando hay problemas, ésta suele ser nula: discutimos, nos faltamos al respeto, exigimos las cosas… O al revés: callamos y esperamos que el otro adivine lo que necesitamos bajo la creencia “si me quisiera de verdad sabría que lo necesito”. Tenemos que aprender a comunicarnos, fomentando las conductas que facilitan la comunicación y eliminando aquellas que la dificultan.

– Resolveremos conflictos pendientes: para dejarlos atrás y pasar página, que no sea un tema recurrente que sacar en cada discusión.

– Volveremos a recuperar la “pareja”: buscaremos momentos para compartir juntos, recordar qué nos gustó del otro o fomentaremos conductas positivas que hagan sentir bien a mi pareja.

¿Y si me problema es de infidelidad o que no se si aún amo a mi pareja? Entonces trabajaremos de forma individual con el objetivo de que aclares qué es lo que quieres de verdad en tu vida y tomes la decisión que creas correcta.