Adolescentes que acuden al psicólogo - Centro de psicología Zoraida Rodríguez

Adolescentes que acuden al psicólogo

¿Tienes un adolescente en casa? La adolescencia se caracteriza por ser una etapa en la que reina el caos, comienzan a invertirse las prioridades, se le da mucho peso a la independencia y se comienza a cuestionar cada norma y cada límite que se pone en casa. ¿Te resulta familiar, verdad?

Es muy común que las madres y los padres acudan a consulta desconcertados y preocupados porque no comprenden los cambios que en su hijo/a se están dando. Frases como: “Era un niño muy bueno, que nunca ha dado problemas”, “no sé qué le pasa, antes era muy risueña y sociable”.

Es normal tener dudas sobre si son cambios “normales” dentro de esta etapa o si, por el contrario, estas alteraciones son graves y requieren de ayuda psicológica.

No te preocupes, a lo largo de este post iremos resolviendo estas dudas, pero antes…

¿Sabemos qué es la adolescencia?

La adolescencia es una etapa de transición entre la infancia y la edad adulta. Suele durar desde los 13 a los 19 años aproximadamente y está caracterizada por crecimiento y cambios a todos los niveles: físico, psicológico, emocional e incluso relacional.

Notar a nuestro hijo menos cariñoso, más pendiente de su físico, irascible o con menos motivación en el plano académico, son secuelas provocadas por estos cambios.

El conocimiento nos da poder, por lo que es fundamental normalizar esta etapa: estas conductas, a intensidades y frecuencias moderadas, no son alteraciones anormales ni tampoco forman parte de una patología. Se trata de una fase más de la vida que todos, en mayor o menor medida, pasamos.

¿Cómo un adolescente decide ir a terapia?

Sin embargo, hay ciertos casos donde estas alteraciones comienzan a ser demasiado frecuentes o intensas y empiezan a repercutir en la calidad de vida y el bienestar del adolescente.

En el mejor de los casos, el adolescente comienza a verbalizar frases como “mamá/papá no estoy bien”, “necesito ayuda”, “he llegado a un punto en el que la situación se me escapa de las manos”.

Este tipo de casos es poco frecuente, pero en él nuestra actuación como padres está clara: nuestro/a hijo/a se ha dado cuenta de que algo no va bien en su vida, que no tiene los recursos o herramientas para hacerle frente y quiere ponerle remedio.

¿Cuándo acudir a un psicólogo?

No obstante, los casos más frecuentes en estas edades son aquellos en los que el adolescente no busca por iniciativa propia ir a terapia, pero desde su entorno (padres, familiares, profesores o amigos) se observan cambios en él/ella que son señal de que la terapia es necesaria:

  • Signos de depresión (apatía, anhedonia o pérdida del disfrute, alteraciones en el apetito y/o en el sueño, pérdida de la energía, pérdida de peso etc.).
  • Evitación y aislamiento (por ejemplo, pasar mucho tiempo en su cuarto solo).
  • Se involucra en actividades ilegales.
  • Consumo de drogas.
  • Autolesiones.
  • Cambios en amigos o actividades (ya no va a encuentros sociales, al instituto, a actividades deportivas…)
  • Problemas con la alimentación.
  • Alteraciones del sueño.
  • Ira que no puede controlar.
  • Cambios significativos en el estado de ánimo o el comportamiento.

Si alguna/s de estas señales empiezan a darse, padres y madres, ¡nos está sonando la alarma de que algo le está ocurriendo!

¿Qué ocurre en la primera entrevista con un psicólogo?

La primera parte de la sesión se destinará a conocer el motivo de consulta desde la posición de una tercera persona. Para ello, se les pedirá a los padres que entren solos y nos proporcionen su punto de vista de la situación. No obstante, destinaremos el grueso de la sesión a la entrevista con el adolescente, con el fin de conocer en profundidad el motivo de consulta, así como los objetivos que se quieren conseguir con la terapia.

Y, ante todo, ¡tranquilidad! Estamos aquí para acompañarte y ayudarte a pasar la etapa en la que te encuentras, respetando tu propio ritmo.

Los psicólogos no somos gente peligrosa… Por ello, ¡fuera miedos, que no hay nada que temer!

Sara López Guerra
Psicóloga de Zoraida Rodríguez Centro de Psicología

Post relacionados

La psicología del color

¿Sabías que los colores pueden influir en tus emociones y tu estado mental?, ¿sabías que hay colores que pueden relajarte o por el contrario activarte o incluso, irritarte? Del estudio de estas cuestiones y del análisis de cómo las personas percibimos los colores y cómo estos pueden influir en nuestro comportamiento, se encarga la psicología … saber más

Trastornos de la conducta alimentaria en deportistas de élite

Christy Henrich era una gimnasta de élite a finales de los 80. Su sueño: formar parte del equipo olímpico de su país, Estados Unidos, en 1988. Un día un juez le dijo que nunca podría alcanzar su sueño si no comenzaba a perder peso. Poniéndose manos a la obra, redujo su dieta a sólo una … saber más

Acúfenos o pitidos en el oído, consecuencias psicológicas

Si has llegado hasta este artículo, seguramente es porque tú o alguien cercano a ti os estáis viendo afectados por un pitido en el oído que se escucha sin necesidad de que haya un estímulo externo que lo provoque. Este tipo de afección se conoce como acúfeno o tinnitus, y se da de dos formas … saber más

Madera de Campeón. Revista Desafío

Empezamos a hacer deporte por diferentes motivos: prevención de la salud, perder peso, por gusto, por relacionarnos con gente, por el culto al cuerpo, etc. Muchos abandonan antes de los tres meses con excusas como no tener tiempo. Otros en cambio encuentran en el deporte una fuente de placer y satisfacción. Esto se debe a … saber más

Los pilares sobre los que me sostengo

Vacaciones, Noche Buena y hoy… ¡Navidad! Paseo por mi ciudad y veo luces, todo el mundo me desea felices fiestas y se respira un ambiente… ¡ummm! más familiar, diría yo. Hoy es un buen día para reflexionar sobre esta época del año, sus valores y su relación con el deporte. La Navidad se caracteriza por … saber más

¿Por qué mi hijo no tiene amigos?

Os invito a acudir al patio de un colegio cualquiera: niños y niñas jugando, saltando, corriendo, bailando, niños compartiendo e interactuando. Ello es una señal más que confirma lo que todos en el fondo sabemos: los seres humanos somos seres sociales desde las primeras etapas de nuestra vida, esto es, desde la infancia y la … saber más