Cómo Potenciar el Estado de Flow (1ª parte)

El artículo anterior estaba dedicado al estado de flow o fluir. Ese estado que todos hemos vivido alguna vez y en el que parece que todo sale solo, que no requerimos gran esfuerzo para obtener grandes resultados. Nos sentimos concentrados y sobre todo, disfrutamos de aquello que estamos haciendo. Según M. Csikszentmihalyi, el flow está compuesto de 9 dimensiones y hoy nos vamos a centrar en cómo potenciar 4 de ellas.

  1. Equilibrio desafío – habilidad: para fomentar esta dimensión, lo que tenemos que hacer es fomentar principalmente nuestra confianza. En este sentido, se ha comprobado que muchas veces no es tan importante a lo que te vayas a enfrentar, cuál sea tu rival o a qué competición te presentes, sino que percibas que puedes superarlo, que tienes recursos suficientes para ello. Así que pregúntate, ¿cuáles son tus fortalezas, qué te hace bueno en lo que estás haciendo?, ¿has superado situaciones similares en alguna ocasión? Pues… ¿por qué ahora va a ser diferente?
  2. Fusión acción – atención: este factor se produce cuando hemos practicado tanto nuestra habilidad que está automatizada. Nuestra atención se mantiene en el aquí y en el ahora y no nos preocupa qué movimiento tenemos que hacer, o si algo va a salir mal. Fomenta por tanto, automatizar aquello a lo que te dedicas. Seguro que ya lo tienes, pero a lo mejor ni te das cuenta de tus progresos. Anótalos de alguna manera. Ponte objetivos, como veremos en el siguiente punto y esfuérzate en conseguirlos. Se claro y específico a la hora de definirlos, así serás más consciente de los cambios. La visualización te puedo ayudar también mucho en este punto.
  3. Metas claras: si sabemos a donde tenemos que llegar, difícil será perderse. Utiliza las recomendaciones que existen para plantear objetivos. Lo primero, busca tu objetivo a largo plazo y divídelo en objetivos a medio y corto plazo. Busca las estrategias, las guías, todos aquellos recursos que necesites para conseguirlos. Para mí, una de las recomendaciones más importantes es que te centres en aquello que depende realmente solo de ti.
  4. Feedback sin ambigüedad sobre cómo se va desarrollando la competición o el trabajo. La persona ha de estar muy concentrada en sus movimientos o en los pasos que tiene que dar para hacer una ejecución perfecta. Para ello, plantéate, por ejemplo 5 elementos de los que tengas que estar especialmente pendiente. Imagina un marchador: 1) cabeza al frente, 2) hombros relajados, 3) braceo fuerte, 4) cadera suelta, 5) pisada adecuada, impulso fuerte hacia atrás; y repítetelos durante la carrera. Otra forma de fomentar el feedback sin ambigüedad es darte unos momentos para evaluar la situación externa. Haz ejercicios que te ayuden a cambiar el foco de atención interno a externo e interno a amplio.

Concéntrate esta semana en ir trabajando estos 4 puntos, y la semana que viene ampliamos nuestros esfuerzos a las 5 dimensiones restantes. ¡Vamos a por el flow!

 

Zoraida Rodríguez Vílchez

@ZoriPsicologa