Partido a partido

El Atlético de  Madrid se ha llevado la Liga bajo este lema. Simeone ha centrado a sus jugadores en el presente, en el hoy, en el ahora y a partir de ahí, ¡a trabajar!

En deporte pecamos de ser “resultadistas” en exceso centrándonos no en el proceso, sino en la meta. Y a la meta no se llega si yo no ando el camino. Tenemos la vista puesta más en si se gana o se pierde, en qué puesto me quedé en la competición que en cómo rendí en el partido. Con la mirada puesta tan lejos, a veces, es normal perderse.

El Cholo ha conseguido centrar la atención de sus jugadores en cada día, en cada partido, y no mirar más allá que el momento actual. Nadie apostábamos por ellos. Sin expectativas y todos esperando que pincharan han ido labrando su camino bajo un secreto: centrándose solo en lo que dependía de ellos. No han tenido la vista puesta fuera, no se han centrado en callar rumores o pelear con la prensa, solo se han centrado en su trabajo.

Tras centrarse en lo que depende de ellos, el Míster inculcó constancia, regularidad, cuando veía que era posible llegar a la meta. Bajo su “ganar, ganar y ganar”, ha ido alcanzando esos objetivos a corto plazo, pues nunca se puede llegar al objetivo a largo plazo sin pasar por ellos. Vista larga y paso corto, y a escalar la montaña.

Simeone cierra esta Liga con una frase: “Si se cree y se trabaja, si se puede”. Y han podido. Porque tú eres el que determinas tu actitud en cada partido, en cada entreno. Si crees, llevas razón; si no crees también, como decía Henry Ford. Tus creencias te determinan y te predisponen a fallar estrepitosamente o a ir alcanzando aquello que deseas.

Si tú también tienes un gran objetivo, sigue estos consejos:

  • Por encima de todo, trabaja. La suerte no te sonríe si no te levantas cada mañana a entrenar, si no te tomas en serio cada ejercicio que te propone tu entrenador. Hay que prepararse para cuando la fortuna te quiera visitar.
  • Céntrate en lo que depende de ti. El gol no depende de ti, sí el tirarla entre los tres palos; ganar la carrera tampoco, sí no tener fallos en el camino.
  • Se constante y no mires más allá. No vendas la piel del oso antes de cazarlo.
  • No escuches a tú alrededor: hay quien tendrá unas expectativas demasiado altas en ti o habrá quien no espere nada. Tú eres quien se juzga. Para eso trabajas cada día. Tú sabes hasta donde puedes llegar.
  • Cree por encima de todo, con ese optimismo inteligente y realista, que te pone los pies en el suelo y te hace darlo todo cada día.

 

Zoraida Rodríguez Vílchez
@ZoriPsicologa