Los enemigos de las nuevas circunstancias

Mi primer tweet decía: “Si ahora no tienes buena suerte, tal vez sea porque tus circunstancias son las de siempre. ¡Empecemos a cambiar circunstancias!” Y desde que escribí esa frase, parece que todo se ha teñido con ese color.

La semana pasada me invitaron a la PinkSlip Party, un evento de networking en el que el sastre Bere Casillas y Paco Tamayo Alonso-Villaverde me reafirmaron una vez más la importancia de tomar las riendas de nuestra vida y cambiar aquello que no nos gusta.

Los mayores enemigos de nuestra mejora son la zona de confort y lo que yo llamo, la visión del catalejo.

Nuestra zona de confort es aquella en la que estamos “a gustito”; son nuestras costumbres y nuestra rutina, nuestra vida predecible que hace que nos sintamos seguros. La zona de confort son los mismos amigos, los mismos bares, los mismos clientes a los que llamar. Buscar esa zona de seguridad nos ha ayudado a sobrevivir: no me adentro en el bosque que desconozco y evito el peligro, el león… ¿¿Pero hoy que león hay en tu vida?? Y es que no lo hay, y lo que estás evitando es encontrar oportunidades. Si no conoces gente nueva, ¿cómo vas a encontrar pareja?; si no llamas a clientes nuevos ¿cómo vas a reflotar tu negocio? No es fácil salir de la zona de confort, supone un esfuerzo y, constante, pero es que si no salimos de ahí, no cambiará nuestra suerte.

La visión de catalejo lo que hace es dirigir nuestra mirada solo hacia determinados aspectos de la realidad que de alguna manera concuerdan con aquello que esperamos encontrar. Imagina que estás naufragando en un barco y usas un catalejo, miras hacia delante con él, ¿y qué ves? ¡Agua! Si no lo mueves, no podrás ver la isla que aguarda tu espera. Muchas veces, cansados de nuestra suerte, usamos ese catalejo solo para ver el agua, lo que esperamos ver (la crisis, que no hay trabajo, que todo está difícil, que no soy feliz…) y se nos olvida que hay que buscar la isla. Y os digo que la hay, por pequeña que sea.

En la charla que os he mencionado he visto como un sastre se ha hecho el rey de las tecnologías y como alguien se fue a Malasia, tres meses después de casarse, para buscar algo mejor. Son ejemplos de salir de esa zona de confort y de dejar el catalejo a un lado para buscar, buscar y buscar ¡ una oportunidad!

Retomo mi frase del inicio de este artículo: “Si ahora no tienes buena suerte, tal vez sea porque tus circunstancias son las de siempre. ¡Empecemos a cambiar circunstancias!”

 
Zoraida Rodríguez
@ZoriPsicologa