Las críticas

Tiempo de familia, de reuniones de equipo, de comidas navideñas de trabajo y amigos. Tiempo para pasar juntos, para volver a vernos y para que surjan las largas conversaciones, a veces, maliciosas de quien lleva tiempo sin reunirse. Estas fechas son muy propicias para volver a reencontrarse con personas a las que no siempre nos gustaría ver porque critican nuestro comportamiento. Hacen balance de nuestro año y sueltan bombazos de los que nos gustaría escapar sin duda.

Sin embargo, puede ser positivo escuchar las críticas y responder de forma asertiva a ellas en lugar de estallar en una defensa a ultranza de nuestra persona sin escuchar un ápice de lo que se nos dice. Normalmente la persona que nos hace una crítica suele tener una de estas dos intenciones: o quiere dañarnos o realmente quiere señalar algún error nuestro o algo que podemos cambiar, lo haga de forma adecuada o no. Para los dos casos, pegar la patada reaccionando de malos modos no lleva a ningún lado. Si el caso es que verdaderamente hay algo que cambiar… estallar en cólera o ponerse a la defensiva puede hacer que la persona no se atreva a pedirnos nada más o que se enfade también, por lo que ninguna de las dos opciones es beneficiosa para nosotros ni para la relación entre ambos.

Aquí tienes una serie de consejos para hacer frente a las críticas de forma constructiva:

  • En primer lugar, no te sientas atacado. Que hayas hecho algo de forma equivocada no significa que tú seas un fracaso ni un error de persona. Además, no tienes que demostrarle nada a nadie más que a ti mismo. Contentar a todos los demás nunca será posible.
  • Evalúa a la persona que te hace la crítica: ¿está opinando sin razones de peso?, ¿te conoce lo suficiente como para opinar de ti?, ¿en qué estado emocional se encuentra: te lo dice desde el enfado o la frustración?
  • Evalúa la crítica: ¿la persona tiene razón en el contenido de la crítica? Olvida la forma, a lo mejor no lo está haciendo del todo bien, pero su intención es buena y está en lo cierto.
  • Escucha activamente: ¿qué te quiere decir realmente la persona? Hay veces que las personas no nos expresamos de forma clara o no sabemos especificar aquello que nos molesta. Pregunta abiertamente, llega al fondo de la crítica, e intenta explicar con tus palabras lo que has creído entender, así le demuestras a la otra persona que realmente te importa su opinión, que le has escuchado y te aseguras de haber entendido bien.
  • Negocia si no estás del todo de acuerdo o indica qué vas a cambiar.
  • Pero también nos podemos encontrar en la situación en la que la otra persona realmente quiere dañarnos. Si entramos al juego, le estamos dando más motivos para tener otra cosa que criticarnos desde su maldad; así que… ¡calma! No merece la pena darle más armas al enemigo.

 
Zoraida Rodríguez Vílchez
@ZoriPsicologa para IDEAL Granada