Lo que nos enseña el «Cholismo»

Soy fan del Cholo. Desde su frase mítica “si se cree y se trabaja, se puede”, la aplico en muchas de mis charlas motivacionales, tanto para deportistas como para trabajadores. Más cierta no puede ser. Contra todo pronóstico se llevaron la Liga en 2014, de forma constante y aprovechando las ocasiones. Lo hicieron porque, independientemente de lo que se dijera de ellos a cerca de meter cabeza en un duelo que ha sido, durante muchos años, sólo de dos, ellos siguieron trabajando y creyendo que se podía.

Este año llevaban el mismo camino. Ilusionada, su afición, esperaba los resultados de esta jornada pasada. Y no ha podido ser. Pero la rueda de prensa de Simeone tras el partido no trasmite tristeza, sino positividad, fuerza y orgullo del trabajo bien hecho. Esos son los valores de un auténtico campeón. Aunque no ganen la Liga. Simeone muestra el orgullo hacia sus jugadores; no se centra en la derrota, sino en el hecho de que a una jornada están compitiendo contra los dos grandes; en que el Levante ha sido un equipo noble que ha luchado a pesar de estar descendido y encima, a eso lo llama “lo bonito del fútbol”. Eso es aceptar la realidad y sacar el lado bueno. Porque ser positivo no es ver todo de color de rosa, es centrarse en lo que sí ha salido bien.

¿Cuántas veces nosotros nos encontramos ante este tipo de situaciones? Luchamos y luchamos por algo, y al final, nos quedamos con la miel en los labios. El grueso de los mortales echamos sapos y culebras por la boca, maldecimos nuestro sino y culpamos a esa mala suerte que nos ha tocado vivir, dejándonos llevar por la creencia de que si te esfuerzas, tienes que conseguir, sí o sí, los resultados. Nos invade la tristeza, o la furia desmedida; un sentimiento de injusticia nos hunde y no vemos más allá.

Hoy, la situación del Atlético y las palabras de su entrenador nos muestran lo que es la vida misma: que puedes trabajar mucho y hacerlo muy bien, pero no siempre conseguirás lo que mereces. Y entonces tienes la opción fácil, la de venirte abajo, o la más difícil pero la más sana emocionalmente: aceptar la realidad, ver lo que sí que has hecho bien, estando orgulloso de ello, del camino y del esfuerzo. Cholo lo ve como la línea a seguir para el trabajo del próximo año. En lugar de ver la tragedia, mira hacia el futuro, quedándose en lo que depende de ellos. Pues en realidad, es lo único que tenemos las personas.

Nos guste el fútbol, este equipo en particular o no, hay muchas lecciones que aprender de ellos. La de hoy es que tú eliges: si dejarte caer y centrarte en la derrota o sonreírle a tu suerte y retarla diciéndole: “prepárate, que vuelvo a la carga”.

 
Zoraida Rodríguez Vílchez
@ZoriPsicologa para IDEAL Granada