Glosofobia: miedo de hablar en público

Síntomas, causas y tratamiento de la Glosofobia

El miedo a hablar en público es uno de los miedos más comunes en nuestra sociedad. Estudiantes, opositores, trabajadores, incluso grandes directivos lo sientes. ¿A qué se debe este miedo?

Lo primero que debemos tener en cuento es cómo es el funcionamiento sicológico de las personas. Desde la psicología cognitivo conductual, estudiamos a las personas desde tres puntos de vista:
• Pensamientos: todo aquello que pasa por nuestra cabeza, la forma de interpretar las situaciones que nos rodean y, por tanto, nuestra forma de hablarnos a nosotros mismos.
• Las emociones: en función de cómo pensamos así nos sentimos.
• Conducta: aquí incluimos lo que hacemos y lo que no (dejar de hacer algo también es una conducta), y nuestra respuesta fisiológica.

Los tres elementos están interrelacionados y los tres se influyen mutuamente, aunque el que manda es el pensamiento.

Objetivamente, hablar en público no es una situación peligrosa para que por sí misma de miedo. Es la forma en la que interpretamos esta situación. Hablar en público se interpreta como una ocasión para ser juzgado por aquellos que me observan, una posibilidad de hacerlo mal y fracasar. Por eso, da miedo. Y claro, visto así, es norma que empiece el corazón a latir a mil por hora, que no dejes de sudar, o incluso que empieces a tartamudear o a liarte en la exposición. La ansiedad es la emoción asociada, y se produce justo porque evalúas que la situación te supera.

El miedo general a fracasar, a no tener la aprobación de los demás, a no cumplir las expectativas de los demás, la baja autoestima… son factores muy implicados en este miedo.

A través de la psicología cognitivo conductual trabajaremos estos miedos trabajando y detectando esos pensamientos irracionales que hacen que interpretes esta situación como amenazante en lugar de verlo como una oportunidad de hacer llegar tu mensaje, que hagan que menosprecies tus habilidades y capacidades, que vean el error como un fracaso. Herramientas para el control de la ansiedad serán también fundamentales, al igual que dotarte de herramientas para hacerte sentir más seguro en tu discurso y manejar la comunicación verbal y no verbal. Atreverte y exponerte a tu miedo, serán el empujón final.

¿Te ayudo?

Zoraida Rodríguez Vílchez
www.zoraidarodriguezvilchez.es