Olvidar un 9 a 1

En esto deben estar los jugadores del Granada tras la abultada derrota con el Real Madrid este pasado domingo. Tarea dura y que han de resolver de forma rápida ya que la mente tiene que estar limpia y despejada para, ahora sí, un duelo más de tú a tú. Pelear contra galácticos no es fácil pero menos lo es olvidar lo ocurrido.

Todos sabemos que quedarse en el pasado de nada sirve, pero nuestro cerebro en ocasiones es tan traicionero que está en lo que ya ocurrió o en lo que puede venir, en lugar de en el aquí y en el ahora. Muchos deportistas tras un gran fracaso no pueden dejar de pensar en él, los recuerdos del momento se le aparecen como flashes una y otra vez. Es el cerebro, que se queda en modo antivirus, con la pantalla de alarma parpadeando una y otra vez, pidiéndote que hagas algo para arreglar lo ocurrido. El problema es que ya no puedes hacer nada. Pero los recuerdos siguen apareciendo, en entrenos y en partidos y te predispones para repetir  la historia (quizás no de forma tan exagerada, pero el mismo final a fin de cuentas).

Por otro lado, la competición está llegando a su fin. El reloj ya pasó la cuenta atrás y aunque la derrota es comprensible ante un equipo de esta envergadura, la sensación de que algo se escapa de las manos es inevitable. Con este pensamiento, nos estamos adelantando al futuro. Y de nuevo, ¡error! Hay que estar en el aquí y en el ahora.

Objetivo complicado, pero factible si trabajas en la mentalización del deportista. Como todo, no hay recetas mágicas ni remedios de última hora, pero más vale ponerse manos a la obra que dejarlo a que se arregle solo.

Olvidar un 9 a 1, requiere:

  • Hacer reflexión sincera del porqué de la derrota. Hay que realistas pero objetivos, asumiendo responsabilidades, errores o (como yo prefiero decir) posibles mejoras a tener en cuenta para el próximo partido. Ser consciente del momento en el que lo dimos todo por perdido, qué pensamos en ese momento, qué nos llevó a esa certeza… será de gran ayuda. Habrá quien piense que fue en el gol número seis, pero habrá quien, siendo sincero, se dará cuenta, de que empezó mucho antes.
  • Centrarse en parar esos pensamientos repetitivos que no dejan de recordarte aquello que ya no puedes cambiar. Existen técnicas psicológicas que te permiten parar pensamientos obsesivos que no aportan nada; u otras, que te hacen darte cuenta de que gran parte de tus pensamientos carecen de validez y lo estás viendo todo demasiado negro, anticipando que vuelva a ocurrir o dando por hecho de que la salvación no es posible.
  • Para recuperar la confianza, hay que hacer un repaso de nuestros puntos fuertes, de aquello en lo que podemos apoyarnos para buscar una nueva victoria.
  • Hay que buscar dentro de cada uno, y por supuesto, como equipo, un motivo por el cual merece la pena luchar con uñas y dientes hasta el último partido.

Olvidemos el 9 a 1, y busquemos 1 gran empuje para estos últimos 9 partidos.

 
Zoraida Rodríguez Vílchez
@ZoriPsicologa para IDEAL GRANADA