Roles en las relaciones de pareja

Roles en las relaciones de pareja

Sabemos que los roles de género aluden a ese conjunto de conductas esperadas por la sociedad según el sexo biológico. Al igual que incluimos conductas, dentro del rol de género se esperan también determinadas cualidades innatas, pensamientos o emociones concretas.

Así, nazcas hombre o mujer, se esperan cosas diferentes de ti. Por desgracia, aún nos sorprendemos si a un niño no le gusta jugar al fútbol o si una niña prefiere jugar a ser heroína en vez de princesa. Y aunque ahora los mensajes de la igualdad están más presentes, estos roles de género han calado en nosotros y los vamos arrastrando en nuestras relaciones de pareja.

¿Cuáles son los roles de género para hombres y mujeres?

¿Cuáles son los roles de género para hombres y mujeres

¿Qué consecuencias tienen los roles de género en la pareja?

  • Si nos dejamos llevar por estos roles, cuando estemos con nuestra pareja asumiremos automáticamente determinadas tareas: el hombre da por hecho que es quien tiene que arreglar el grifo cuando gotea y la mujer asume que le toca poner la lavadora o levantarse de noche cuando llora el bebé.
  • Renunciamos a aquello que queremos: igual la mujer desea progresar profesionalmente en vez de quedarse en el hogar y el hombre desea ser él el protegido y mimado. Estos no son más que ejemplos, sin querer ni pretender generalizar. Lo importante es darnos cuenta de que en ocasiones por estos roles no nos mostramos tal cual somos y realmente nos sentimos.
  • Nos frustramos si nosotros o nuestra pareja no cumple las expectativas y se sale del patrón.
  • La pareja se ve resentida.

La comunicación es la base para salir de estos roles. Una comunicación asertiva que nos permita expresar qué queremos realmente, cuáles son nuestras expectativas y deseos. No olvidemos que estar en pareja no es renunciar a nosotros mismos, que debemos querernos primero para poder querer a otros. Debemos buscar nuestro propio camino para así generar un camino en común sin dependencia emocional.

Zoraida Rodríguez Vílchez
www.zoraidarodriguezvilchez.es